Celebración del Día de la lectura en Andalucía

El pasado viernes 16 de diciembre celebramos el Día de la lectura en Andalucía con un acto de lectura en público al que asistieron alumnos de 4º ESO y 1º Bachillerato.

Durante este acto alumnos y profesores leyeron poemas y textos de los autores que nos visitarán próximamente: Diego Reche, José Antonio Garrido y Benjamín Prado.

archivo-19-12-16-17-32-58 thumb_img_2098_1024 thumb_img_2097_1024 thumb_img_2096_1024 thumb_img_2095_1024 thumb_img_2094_1024

Anuncios

Celebración del Día de Andalucía

Para celebrar el Día de Andalucía se prepararon una serie de actividades en nuestro instituto. Desde la biblioteca colaboramos con estas dos:

  • CHARLA DE LA ESCRITORA ALMERIENSE MAR DE LOS RÍOS

DÍA 22 DE FEBRERO – 5ª HORA (12:45 – 13:45)

LUGAR: SALÓN DE ACTOS

Asistieron los alumnos de 4º ESO y 1º Bachillerato y disfrutaron de la amena charla de Mar de los Ríos y aprovecharon para hacerle muchas preguntas sobre su carrera profesional.

  • LECTURA DE POEMAS DE ESCRITORES ANDALUCES

DÍA 25 DE FEBRERO – 4ª HORA (11:30 – 12:30)

LUGAR: SALÓN DE ACTOS

Alumnos de diferentes grupos de Secundaria asistieron a este recital de poesía en el que varios alumnos de nuestro centro leyeron poemas o pequeños relatos suyos o poemas de algunos autores andaluces. Los lectores estuvieron acompañados por dos alumnas del centro que tocaron la guitarra y el clarinete. También se intercalaron algunas pistas de audio de lecturas de poemas grabadas por alumnos de Bachillerato. Para finalizar el acto, una alumna de 4º ESO preparó un baile flamenco con música de Carmen Linares (basada en un poema de Federico García Lorca). Aquí tenéis algunos de los poemas que se leyeron en este acto.

Luis García Montero ( Granada, 1958 )

COMPLETAMENTE VIERNES

Por detergentes y lavavajillas,

por libros ordenados y escobas en el suelo,

por los cristales limpios, por la mesa

sin papeles, libretas ni bolígrafos,

por los sillones sin periódicos,

quien se acerque a mi casa

puede encontrar un día

completamente viernes.

Como yo me lo encuentro

cuando salgo a la calle

y está la catedral

tomada por el mundo de los vivos

y en el supermercado

junio se hace botella de ginebra,

embutidos y postre,

abanico de luz en el quiosco

de la floristería,

ciudad que se desnuda completamente viernes.

Así mi cuerpo

que se hace memoria de tu cuerpo

y te presiente

en la inquietud de todo lo que toca,

en el mando a distancia de la música,

en el papel de la revista,

en el hielo deshecho

igual que se deshace una mañana

completamente viernes.

Cuando se abre la puerta de la calle,

la nevera adivina lo que supo mi cuerpo

y sugiere otros títulos para este poema:

completamente tú,

mañana de regreso, el buen amor,

la buena compañía.

Luis García Montero

MADRE”

Te llevaré a PARIS”  -París vista por A. Arget.

Dentro de nada,

cuando me den permiso

las estúpidas fieras de mi tiempo,

cumpliré una palabra que nunca me pediste.

Te llevaré a París.

Porque tal vez, entonces,

en los Campos Elíseos

o en las aguas del Sena,

con Notre Dame al fondo o con la Torre Eiffel,

veré de nuevo el brillo

más joven de tus ojos,

la luz adolescente

que baja del tranvía

con bolsas y comercios y saludos

y poco más de veinte años.

Hoy te recuerdo así,

como los días sin colegio,

bandera hermosa de un país difícil,

lluvia delgada de los sábados.

Nunca guardaste mucho para ti.

Ni siquiera una noche,

una ciudad o un viaje.

Tu tiempo se sentaba en nuestra mesa

y había que partirlo como el pan,

entre tus hijos y tu miedo.

Seis veces el temor

a que la enfermedad, el vicio o la desgracia

se quisieran sentar en nuestra mesa.

No vayas a salir, a dónde vas ahora,

hay que tener cuidado

con los amores y las carreteras,

deja ya la política

o la gruta del lobo.

Y sin embargo

lo que no te atrevías a pedir

duerme en el corazón de cada uno.

Porque el amor se hereda

como un abrigo sin botones,

y a mí me gustaría acompañarte

por los pasillos del museo,

más obediente y repeinado,

para encontrar en la Gioconda

el sueño y la sonrisa

de un carné de familia numerosa.

Te llevaré a París

o a la ciudad que duerme

en la taza de té de tus meriendas,

con tu cristalería

de familia burguesa

y más aspiraciones que dinero,

con tus dientes manchados de carmín,

con tus estudios de Filosofía

y Letras, je m`appelle

Elisa, j`ai cherché

la lune, la mer, la vie,

la pluie, mon coeur,

y todo se interrumpe.

Sólo somos injustos de verdad

cuando sabemos que el amor

no pasará factura.

Pero el cauce sin agua

también puede llegar a desbordarse,

como los ríos de Granada,

y a tu lado me busca

esta vieja nostalgia de ser bueno,

de no ser yo,

de conocer al hijo que mereces.

Te llevaré a París. En mi recuerdo

has aprendido algo

de lo que te olvidaste en la vida:

pedir por ti, andar por tus ciudades.

Luis García Montero

Aunque tú no lo sepas

Como la luz de un sueño,

que no raya en el mundo pero existe,

así he vivido yo

iluminado

esa parte de ti que no conoces,

la vida que has llevado junto a mis pensamientos…

Y aunque tú no lo sepas, yo te he visto

cruzar la puerta sin decir que no,

pedirme un cenicero, curiosear los libros,

responder al deseo de mis labios

con tus labios de whisky,

seguir mis pasos hasta el dormitorio.

También hemos hablado

en la cama, sin prisa, muchas tardes

esta cama de amor que no conoces,

la misma que se queda

fría cuanto te marchas.

Aunque tú no lo sepas te inventaba conmigo,

hicimos mil proyectos, paseamos

por todas las ciudades que te gustan,

recordamos canciones, elegimos renuncias,

aprendiendo los dos a convivir

entre la realidad y el pensamiento.

 

Francisco Villaespesa

Romance de las 8 hermanas

¡Cantares de Andalucía!..

¡Qué bien rima la guitarra

las sonrisas de Sevilla,

los suspiros de Granada

con el silencio de Córdoba

y la alegría de Málaga!

Almería, sus amores

sueña al pie de su alcazaba,

Jaén se adormece a la sombra

de un olivo y una parra…

Huelva, la heroica y altiva

Adelantada de España,

¡sueña con un Nuevo Mundo

en el seno de otras aguas!

Y Cádiz, la danzarina,

baila desnuda en la playa

más blanca en sus desnudeces

que las espumas más blancas.

 

Manuel Machado

Andalucía

Cádiz, salada claridad; Granada,

agua oculta que llora.

Romana y mora, Córdoba callada.

Málaga cantaora.

Almería dorada.

Plateado Jaén. Huelva, la orilla

de las Tres Carabelas…

y Sevilla.

 

Aníbal García Rodríguez del libro “Pequeños desnudos”

Detrás de las paredes

Detrás de las paredes

las historias son siempre más reales.

 

Una anciana acaricia los retrasos

de unos niños que nunca la visitan

en el piso primero.

En la segunda planta, una mujer

regresa del colegio donde dejó a sus hijos

y espera la llegada de su amante.

 

Debajo de las sábanas, una garganta tose

en el tercero B, ignora que a las siete

la muerte tocará la puerta de su casa.

La estudiante que vive al fondo del pasillo

termina su café y abre el libro de química

por la página ochenta

-ayer dejó al capullo de su novio-.

 

En la quietud del quinto,

unos dedos se posan en las teclas del piano

mientras cierra los ojos y la música

se cuela por los frágiles tabiques

del oscuro edificio.

Alguien pregunta dónde están sus llaves

mientras golpea repetidamente

cada bolsillo de su pantalón

pero nadie contesta,

y algún otro, corrige los exámenes

del último trimestre

con un rotulador de punta fina

tumbado en el sofá.

 

La señora del ático se mira las arrugas

en el espejo y piensa cómo el tiempo

puede ser tan mezquino.

 

Algunos han notado el terremoto

que hubo a las cuatro y media de la noche

y todos despertaron con los gritos

de la mujer del cuarto

después de recibir otra paliza.

 

Las calles, a pesar de su silencio,

lo saben hace años:

detrás de las paredes

las historias son siempre más reales.

 

Aníbal García Rodríguez del libro “Pequeños desnudos”

Soledad

Debo reconocer

que gusta estar solo

en la quietud ardida de mi casa.

 

Entonces se desliza un verso por mis manos

y las paredes alzan sus pupilas

sobre la cordillera de mis hombros

para observar curiosas lo que escribo.

Las tardes atraviesan los relojes

con lentitud de ave y las historias

despiertan de los libros como genios azules

al notar la caricia de mis dedos.

 

Me gusta la penumbra del pasillo,

tiene esa certidumbre de que algo

se encuentra siempre a punto de ocurrir

cuando la habito.

Entonces el espejo,

mercenario incorrupto de la vida,

va apagando las velas que encendieron los años

sobre un pastel de niebla y de silencio.

En ese estanque trémulo de vidrio

me reconozco.

 

Las fotos que descansan en las mesas

me llaman por mi nombre, alguien ha muerto

en el paisaje sepia que cuelga en la pared

y no quiere marcharse hacea el olvido

– una copa de vino se levanta

y brinda con el aire-.

 

Me gusta disfrutar la soledad.

Entonces guardo

un buen puñado de palabras

para tiempos peores

y voy gastando compulsivamente

las palabras de Luis, Felipe, Luis Alberto,

de Jaime o de Javier.

 

Me gusta disfrutar la soledad.

Porque la soledad lleva en su sombra

la desnudez del cuerpo que nos vive

sin artistas,

sin esquinas,

sin tiniebla,

y nos ofrece la oportunidad

de conocernos a nosotros mismos.

 

Entonces pienso en ti

y la casa lamenta mi derribo

profundamente.

Aníbal García Rodríguez del libro “Pequeños desnudos”

Que la vida te trate dignamente

Que tengas un buen día,

que la suerte te busque

en tu casa pequeña y ordenada,

que la vida te trate dignamente.

LUIS GARCÍA MONTERO

Por si ya no nos vemos

que la vida te trate dignamente.

Que un mar sin nombre bañe tus pupilas

en las noches de luna

y que todos los sueños,

uno a uno,

se te vayan cumpliendo.

Que grabe en los espejos tu mirada

un brillo adolescente de gaviota

y que el vaho no ciegue tus sonrisa

cuando pintes tus labios de futuro.

Que la ciudad te extrañe con los años

y las calles vacías te nombren en sus versos,

que te guarden un sitio por si vuelves,

como vuelven las aves migratorias,

alguna primavera.

Por si ya no nos vemos,

que una copa de vino se acostumbre a tu mano

y ahogue los revuerdos cuando el frío

congele tu memoria.

Que llueva lentamente en las esquinas,

que la lluvia humedezca tus domingos

y tengas siempre a mano algún periódico

para aislar tu melena del invierno.

Que te esperen al borde de la cama

cada vez que despiertes

los zapatos que siempre te ponías

cuando ibas a correr,

no vaya a ser que un viento huracanado

empuje desde popa alguna tarde.

Que una lágrima caiga por tu rostro

cuando te pueda la melancolía

pero que nunca dura la tristeza

más que el tiempo que tarde

en saltar el abismo de tus labios.

Por si ya no nos vemos,

que todo pase antes de la noche,

que guarden tu equipaje los hoteles

tan solo por un día,

y que ese día sea siempre el último

para que todo empiece nuevamente

por la mañana.

Que el amor, si lo buscas,

lo encuentres esperando en el portal

o sentado en cualquier banco del parque.

Que acompañen las flores al amor

aunque ya no lo busques.

Por si ya no nos vemos,

que los bares de copas te cobijen

la noche de los jueves

y que sean tus manos las que apaguen la fiesta

pulsando algún botón.

No olvides sonreír a los espejos

recuerda que se vuelven en tu contra

cuando ya no los miras.

Que descansen los libros en tus párpados

y una historia te duela de verdad

algún día.

Manuel Reina Montilla

Andalucía

Cielo brillante, fuentes rumorosas,

ojos negros, cantares y verbenas,

altares adornados de azucenas,

rostros tostados, perfumadas rosas.

Bellas noches de amor esplendorosas,

mares de plata y luz, brisas serenas,

rejas de nardos y claveles llenas,

serenatas, mujeres deliciosas.

Cancelas orientales, miradores,

la guitarra y su triste melodía,

vinos dorados, huertas, ruiseñores,

deslumbradora y plácida poesía…

He aquí al pueblo del sol y los amores,

la mañana del mundo: ¡Andalucía!

Joaquín Sabina

Ni con cola

Anochece, deliro, me arrepiento,

desentono, respiro, te apuñalo,

compro tabaco, afirmo, dudo, miento,

exagero, te invento, me acicalo.

Acelero, derrapo, me equivoco,

nado al crowl, hago planes con tu ombligo,

me canso de crecer, me como el coco,

cara o cruz, siete y media, sumo y sigo.

Juego huija, me aprieto las clavijas,

me enfado con el padre de mis hijas,

abuso del derecho al pataleo.

Resbalo, viceverso, carambola,

este verso no pega ni con cola,

me disperso, te olvido, te deseo.

Pablo Ruíz Picasso

4 de noviembre de 1935 [II]

espejo en tu marco de corcho

tirado al mar entre las olas

no ves sólo el relámpago

el cielo

y las nubes

con tu boca abierta dispuesta

a tragarse el sol

mas si un pájaro pasa

y por un instante vive en tu mirada

al instante se queda sin ojos

caídos al mar

ciego

y qué carcajadas

en ese preciso momento

brotan de las olas

ALEJANDRA VANESA nació el 16 de mayo de 1981, en Córdoba.

cuando los donettes rayados me resulten indigestos,

cuando deje de buscar pestañas de doce centímetros,

cicatrices en labios y barbillas…

cuando tu cara no se confunda con otras en la parte trasera

de un coche–

o no chirríen mis pómulos al entrar en la estación…

cuando mis amantes dejen de ser

richard gere y un petit suisse de nata

cuando ya no te hable—

seguro

se me habrá enfriado el café.

ANA ROSSETTI ( Cádiz, 1950 )

Paraíso sin ti, ni imagino ni quiero

      Julio Aumente

Yo aguardo la señal para reconocerte.

Cada noche, mientras tiembla el invierno

y abatida la lluvia se derrama

y el frío elige calles y restalla cordeles,

indóciles cabellos de pronto destrenzados,

yo aguardo la señal.

Y te busco incesante, y en la música entro:

acolchada la puerta se cierra tras de mí,

la sombra me golpea y mis ojos insisten,

suelta lanza dispersa y confundida.

Por el esbelto nardo y el armonioso alerce,

sauce, flor, el oro se desnuda,

gráciles piernas, bosques, enramadas:

dime, serpiente, dónde tus anillos.

Irresistible seductora mía, sin ti mi rostro

es fervoroso girasol anclado, es alabanza inerte,

no selva trastornada, no subterránea herida

ni belleza.

Sin deseos, sin sed, sin perseguido abismo,

sin que aceches y ofrezcas y arrebates,

qué jardín, dime tú, qué jardín

se podría llamar paraíso o delicia.

Mi tentación hermosa,

cada noche te busco, cada noche.

Y aguardo tu señal, transida ya de ti

para reconocerte y entregarme.

AURORA LUQUE – ALMERÍA, 1942 –

Ya sólo soy fragmentos, piezas sueltas de mí,

pero no soy la mano que me une.

En la pantalla el mundo

me grita cuarteado,

feliz, amargamente,

cítricamente luminoso

con su necia alegría de refresco.

Sólo soy mis fisuras.

También el mundo es sólo sus fisuras.

BORJA DE DIEGO LOZANO nació en Sevilla, en 1988.

Creyendo conocer la vida,

la cruzamos como barquitos de papel

en alta mar.

Caminamos con los ojos

teóricamente abiertos

por áreas de servicio.

Adoramos la velocidad.

Salvaguardamos la costumbre.

Algunos imploramos el naufragio.

Luego despertamos,

o eso parece, y ya no vimos

lo que debíamos ver.

Todo hombre de verdad

guarda metralla en los ojos.

A todo hombre de verdad

le escuece la mirada.

DAVID LEO GARCÍA -Málaga, 1988 –

Sosteniendo las bolsas de basura

como la piel de tóxicos delfines.

Seleccionando de entre la basura

que son los meses, de entre la basura

que son los planes, toda la basura

más digna de acabar en la basura.

Así van los vecinos de mi calle,

todos saliendo al toque de corneta

entre aires y pijamas de galaxias.

Y llegará el camión. Todo el estrépito

pasará como amnesia por la calle,

exterminante ángel de uniforme.

Quedo lívido yo. Se me ha olvidado

con estiércol ungir mi puerta rígida.

En nuestra casa

falta la sombra de su primogénito

sentada en el sofá, nuestro deleite,

nuestro arcángel de mondas de naranja.

 

José Luis Muñoz

Andalucía

Pescadería y Chanca,

alto Almanzora.

Mónsul y Media luna…,

arena mora.

En tu bahía,

y en tu roja Alcazaba

sueño, Almería.

Carnavales de Cádiz…

sentir de azahar.

Jicarilla de plata

templada al mar.

Flores de mayo

aldabean tus campos

y tus caballos.

Tiene tu serranía

miel de romero.

Campaneo de fiesta

en tu sombrero.

Luz de alminares;

Córdoba y su mezquita

en mis cantares.

Generalife y Alhambra,

embrujos moros.

Entre el Darro y el Genil.

corren tus lloros.

Luce Granada

de tomillos y nieve

Sierra Nevada.

Tierra llana, medialuna,

gitana bella.

De azófar el Río Tinto

pintó tu enseña.

Junto a tu parra,

Huelva, son de fandango,

eres guitarra.

Cimbra de San Lorenzo,

trigos y olivos.

Guarda Sierra Morena

vientos cautivos.

Entre alfajores,

Jaén; jara y romero,

viste de flores.

San Pedro de Alcántara

sol y verdiales

Miramar y Alcazaba…,

sentimentales.

Málaga hermosa;

anhelos de sultana,

rumor de rosa.

Torre de oro y peineta,

blanca mantilla.

Regio, el Guadalquivir

cruza Sevilla.

La Macarena

a la Giralda enseña

su tez morena.

 

Juan Ramón Jiménez

Adolescencia

Aquella tarde, al decirle

yo que me iba del pueblo,

me miró triste -¡qué dulce!-,

vagamente sonriendo.

Me dijo: ¿Por qué te vas?

Le dije: Porque el silencio

de estos valles me amortaja

como si estuviera muerto.

-¿Por qué te vas?- He sentido

que quiere gritar mi pecho,

y en estos valles callados

voy a gritar y no puedo.

Y me dijo: ¿Adónde vas?

Y le dije: Adonde el cielo

esté más alto, y no brillen

sobre mí tantos luceros.

Hundió su mirada negra

allá en los valles desiertos,

y se quedó muda y triste,

vagamente sonriendo.

Baile flamenco: Tamara López

Música: Bulería “Anda Jaleo” de Carmen Linares (basada en el poema “Anda Jaleo” de Federico García Lorca)

Mar de los Ríos nos deleita con la presentación de sus novelas

Ayer día 22 de febrero nos visitó la autora almeriense Mar de los Ríos que nos habló de sus novelas Casa de  Ánimas y Tren de Lejanías.  2016-02-22 13.20.32

Nuestros alumnos de 1º de bachillerato y 4º ESO pudieron disfrutar de una presentación amena y entretenida de esta escritora en la que nos transmitió su emoción por la literatura y su interés por la historia y la arquitectura almeriense. Mar de los Ríos nos habló de dos personajes femeninos que protagonizan sus obras: Eulalia y Elena, dos mujeres almerienses con un origen diferente pero con la misma fuerza.

Muchas gracias a Mar de los Ríos por su vista. Esperamos que vuelva pronto.

2016-02-22 13.21.03

2016-02-22 13.21.36

2016-02-22 13.23.32

CELEBRACIÓN DEL DÍA DE LA LECTURA EN ANDALUCÍA 2015

El Día de la Lectura fue instituido por la Junta de Andalucía para el 16 de diciembre, día de nacimiento de Alberti y fecha del homenaje a Góngora celebrado en el Ateneo de Sevilla en 1927 que daría lugar a la Generación del 27, reunión en la que, además de Alberti, participaron Lorca, Bergamín, Cernuda, Gerardo Diego o Dámaso Alonso.

En nuestro instituto vamos a celebrar este día con la lectura continuada de un texto de Federico García Lorca: Retablillo de don Cristóbal (pincha aquí para descargar el texto). Los alumnos de varios grupos de Secundaria se turnarán para subir al escenario de nuestro salón de actos y leer alguna parte de este texto tan divertido de Federico García Lorca.

 

XVI Certamen Literario Escolar Andaluz

Aquí tenéis otro concurso literario para jóvenes escritores. En este caso, se trata del XIV Certamen Literario Escolar Andaluz en materia de voluntariado: «Solidaridad en Letras». Pinchad abajo para descargar el archivo con las bases de la convocatoria:

Bases_IVcertamen_literario_escolar_andaluz